fbpx
Doña Hermelinda
Hermelinda, madre del niño patrocinado Nicodemo de 7 años y voluntaria de ChildFund Guatemala habla con orgullo de su trabajo.

Ella nació en un pueblo Maya Kakchiquel en el altiplano central. Creció en la pobreza, no tuvo una educación formal, de joven se convirtió en comadrona, se casó a temprana edad, tuvo 6 hijos y sobrevivió a un marido alcohólico.

Ha pasado por momentos dolorosos, pero como ella dice «lo importante no es cuantas veces caes, sino cuantas te levantas y lo que decides hacer con esa lección, eso es lo que te hace una mejor persona».

Como comadrona Hermelinda ha tomado las luchas de las mujeres y los niños de su comunidad de forma personal. La alta mortalidad infantil y la desnutrición son dos de los mayores retos de los comunitarios.

Hace dos años Hermelinda se levantó y decidió ser voluntaria para la red de madres guía de ChildFund Guatemala. Se unió a un grupo de mujeres comprometidas a brindar asesoría y cuidado prenatal y postnatal para infantes de 0-5 años y sus madres.
Las madres guía brindan servicios desde espacios comunitarios en casas familiares que se llaman Casas de Evaluación y Orientación (CEO por sus siglas). El año pasado (AF17) las mujeres prestaron apoyo a 13,242 infantes y cuidadores.

Para ayudar a las voluntarias a prepararse para su papel, ChildFund a través de personal de socios locales, organizan capacitaciones mensuales sobre los principios básicos de los programas de desarrollo infantil y maternidad.

«Debo admitir que tenía miedo, que no lo haría bien, pero he aprendido y he descubierto que puedo hacer más de lo que yo nunca pensé que podía», dijo Hermelinda.

Las madres no dan a luz en el CEO pero hasta cerca del parto, y después de que nazca el bebé, llegan a recibir los servicios.
Las tareas de Hermelinda incluyen el asesoramiento a madres gestantes sobre su dieta y sobre qué pueden esperar al tener un bebé. Enseñarles a monitorear el desarrollo del bebe y las buenas prácticas para garantizar su bienestar. Fomentar la lactancia materna exclusiva y ofrecer sesiones de estimulación temprana y educación inicial con infantes.
Hermelinda está orgullosa de su trabajo.
«Trabajo con 28 niños, el año pasado 5 se graduaron de mi CEO y ahora están en primer grado. Sus sonrisas me animan. Cuando entran por la puerta y dicen: ¡Ya venimos! Eso alegra mi día», dijo.

El patrocinio ayuda a ChildFund a establecer y equipar Casas de Evaluación y Orientación, así como brindar capacitación para madres guía como Hermelinda.

Cuando se le preguntó por qué decidió ser madre guía, Hermelinda simplemente dijo «Lo hice por los niños».
Cuando se le preguntó sobre sus sueños Hermelinda respondió «sueño con fundar un centro para mujeres en mi aldea, necesitamos brindar atención adecuada para ellas y sus hijos».

Luis Cocón/ChildFund Guatemala

Trabajamos para proteger a la niñez

Escríbenos por Whatsapp
Powered by